Volver a la lista

No.

5

Tal vez lo estamos complicando...

¡Hola, feliz lunes!


Últimamente he tenido el placer de tener un contacto cercano con una mayor cantidad de  emprendedores cada día por medio de las sesiones que ofrecemos.

Sin duda una experiencia de crecimiento para ambos y sobretodo de aprendizaje

Una de las cosas que más surge es la duda de cómo empezar.

Cómo empezar a escribir en el blog.
Cómo empezar a conectar con la audiencia.
Cómo empezar a planificarse para su web...

La respuesta técnica a cada cosa es bien diferente según el caso, pero hay algo común que quiero compartir:

Para empezar solo hay que dar el primer paso, no importa cual sea.

Si quieres compartir contenido, prodúcelo. Dónde sea, cómo sea, pero empieza a poner una palabra detrás de la otra.

Tal vez no salga el blogpost del año, pero saldrá algo, irás perdiendo el miedo y cogiendo impulso.

Si quieres tener una página web, empieza a responder la pregunta: ¿qué va a ver la gente ahí? ¿Qué preguntas voy a responder? ¿Qué le gustaría a mi cliente ideal encontrarse ahí?

Y así sucesivamente.

He aprendido algo: crear es ser empático.

Con alguien, con algo, con un sentimiento. Construir un negocio nos demanda ponernos en el lugar del otro y ofrecerle algo.

No hay una fórmula ni hay palabras correctas. Nos enseñan en el colegio que hay una respuesta correcta y todo lo demás no aplica, pero en la vida real, hay miles de formas de servir, de comunicar y de construir.

Empieza a tu paso. Produce. Lee. Aprende. Consume.

Pero crea.

Pon a un lado el miedo y crea.


Un abrazo,